¿Y si la filosofía fuese un equipo de fútbol?